Habitar ... ¿hablamos de esto un momento?

Cuando nos referimos a las casas, en S-Moove tenemos esta idea:

Los espacios y las funciones presentes en una casa no corresponden a leyes de la naturaleza, en cambio, solo son la respuesta a necesidades funcionales, económicas, políticas, e ideológicas, de diferentes momentos históricos, culturales y geográficos.

A menudo, cuando se definen los espacios de una casa y se elige como amueblarla, se adoptan soluciones preestablecidas, como si fueran verdades indiscutibles. De hecho, existen algunas reglas obligatorias, previstas por las normas locales a las que se unen las convenciones y modas a las que nos sometemos de una manera más o menos consciente.

Nosotros no creemos necesitar un salón, una cocina, un dormitorio, un cuarto de baño. Necesitamos, más bien, lugares acogedores para descansar y relajarnos, espacios amplios y funcionales para cocinar, superficies generosas para poder trabajar, camas confortables donde dormir, espacios y equipos adecuados para la limpieza y el cuidado del cuerpo...

Cuando se reflexiona sobre las soluciones posibles para crear y equipar lugares habitables, hay que observar el interesante sector de los vehículos de recreo: caravanas, autocaravanas...concebidos como casas rodantes, procuran reproducir, en miniatura, las casas. Pero ¿por qué se adoptan soluciones espaciales, materiales y muebles idénticos a aquellos domésticos, incluso en desfavor de una efectiva funcionalidad? La necesidad de crear una "apariencia" de casa es tan fuerte como para no explorar otras soluciones de dotación? ¿Por qué en ambientes que ya son problemáticos y reducidos, no se reivindica una funcionalidad real basada en las necesidades específicas y variables del viaje? ¿Es posible transmitir la sensación de amparo, de seguridad, de bienestar, de belleza a partir de formas, materiales, geometrías distintas de las que solemos tener en las casas?